El cómo aislar una casa es una de las claves muy a tener en cuenta a la hora de diseñar un proyecto constructivo. Y lo es por diversas razones; por un lado para conseguir los más altos índices de confortabilidad en el hogar; pero también para conseguir una meta indiscutible como es la eficiencia energética de nuestras instalaciones. En este sentido, para aislar una casa de manera adecuada hay que tener en cuenta dos aspectos: el aislamiento térmico y el aislamiento acústico.

Aislamiento térmico

A la hora de cómo aislar una casa de manera adecuada el aislamiento térmico es uno de los conceptos más importantes, puesto que de ello depende la eficiencia energética de nuestro hogar, y por consiguiente el confort irá acompañado de un ahorro económico. De hecho, un proyecto de nivel medio de aislamiento térmico puede suponer un ahorro anual en energía de entre 200 y 300 euros, mientras que si optamos por un nivel alto, el ahorro puede alcanzar, o incluso superar, los 1.000 euros al año.

Ya lo comentábamos en un post anterior sobre las casas pasivas y la eficiencia energética, que dentro del concepto Passivhaus era imprescindible esta atención al aislamiento de la envolvente. No hay que centrarse exclusivamente en el espesor del aislamiento, sino prestar atención también a todos los elementos que conforman esa envolvente, como son fachadas, cubiertas y suelos. Del mismo modo, la carpintería exterior es otro factor a tener en cuenta, con el uso de dobles ventanas, optando por carpinterías y vidrios adecuados, y teniendo muy en consideración los puentes térmicos (encuentros con forjados, soleras, capialzados de ventanas, en definitiva, cualquier punto ‘conflictivo’ cuando nos encontramos con diferentes planos constructivos).

Aislamiento acústico

Si se sigue ahondando en los conceptos más importantes a la hora de cómo aislar una casa, el aislamiento acústico es igualmente importante, ya sea por evitar emisiones molestas, si hablamos de un proyecto que requiere una características especiales por su actividad; pero también, en el caso de un hogar familiar, para incrementar el confort, erradicando ruidos procedentes del exterior. El aislamiento acústico está muy relacionado con el térmico y presenta un esquema muy similar. Entre las principales medidas destaca el uso de tejados, fachadas y suelos aislantes, ventanas con doble cristal, etc. Además, se pueden contemplar también el uso de dobles muros, etc.

Confort, eficiencia energética y ahorro económico son sin duda argumentos suficientes para prestar una atención especial a este apartado del aislamiento. En Lino Valencia Arquitectos somos conscientes de esta realidad, y en nuestros proyectos se estudia con detenimiento esta parcela, buscando siempre la fórmula óptima.